Recorriendo Bhaktapur, ciudad medieval

Bhaktapur es una antigua ciudad medieval cercana a Katmandú, unos 30 minutos de distancia.

Por supuesto, al igual que, para acceder al centro de Katmandú, hay que abonar 15.000 NPR por persona para abrirse paso hasta el corazón de esta maravilla histórica.

Aun con parte destrozado, Bhaktapur, desprende una belleza exquisita y sus calles circulan a un ritmo mucho más sosegado.

Bhaktaphur

Los grupos de estudiantes se aglutinan en la plaza Durbar junto a ancianos jugando a antiguos entretenimientos con piedras y palos, ¡como toda la vida!

Bhaktaphur

En esta misma plaza se rodó la película El Pequeño Buda, previa consulta con el Dalai Lama y la confirmación del karma del protagonista. De este modo se cercioraba si era sumamente digno y puro como para interpretar un papel tan especial.

Bhaktaphur

La mayoría de los edificios están apuntalados y algunos de ellos incluso derruidos, pero aún así es una gozada pasear por sus calles.

De pronto encontramos un señor con un pequeño búfalo, unas cabritas y alguna gallina entrando al Palacio por la Puerta de Oro, Golden Gate, frente a la estatua del rey Bhupatinova Malla, en lo alto de un monolito de piedra. Seguramente estas criaturas eran parte de su sustento alimenticio, pero las llevaba hasta el palacio para realizar una ofrenda personal.

Bhaktapur

Entramos a visitar el palacio, aunque obviamos la parte del sacrificio de los pequeños. Ni lo deseábamos ver, ni nos está autorizado el acceso a los turistas.

Las fotografías en el interior están limitadas a ciertas zonas y con vigilancia personal. Permitiéndose únicamente en el patio exterior.

Callejeando frente al palacio encontramos el Templo Pashupatinath con elementos eróticos esculpidos en el exterior que servían de distracción al pueblo más libertino.

Bhaktapur

Hay zonas donde ha empezado la reconstrucción, pero es muy lenta. Los ladrillos y vigas antiguamente tallados, todavía se acumulan por los rincones de la ciudad junto a partes que quedaron medio derruidas tras el terremoto de abril de 2015.

Subimos a la pagoda Nyatapola, en la Plaza Taumadhi. Esta pagoda es la de mayor envergadura de todo Nepal y toda una superviviente a las sacudidas vividas. El escenario cambia completamente desde las alturas. Unas vistas impresionantes y relajantes de la Plaza Taumadhi. El reloj avanza y no eres consciente de la velocidad de las agujas allí sentado.

Bhaktapur

En lo alto de Nyatapola, conocí a la que yo llamo la pequeña Namub. Que abriría poco después la portada de mi trabajo final de fotografía en Nepal.

Bhaktapur

Estaba sucia, con la ropa y calzado raídos. Con una carita dulce y la cabeza rasurada. Su mirada tímida y penetrante me buscaba desafiante y el sentimiento de madre me impedía separarme de ella.

Debía tener unos 2 años y en el tiempo que compartí con ella, no abrió la boca. No había palabras, ni muecas, ni gestos, tan sólo una mirada intensa clavada en mis ojos. Estaba empezando a ser el momento más difícil que estaba viviendo en Nepal.

Bhaktapur

Continuamos por Pottery Square, Plaza de la alfarería. Como su nombre bien indica, aquí se congregan la gran cantidad de viejos artesanos de Bhaktapur y exponen sus muestras en la plaza para venderlas.

Bhaktapur

Encontramos algunos alfareros trabajando en sus piezas, pero muchos de ellos se habían ido al campo a sembrar arroz, ya que la llegada del monzón se aproximaba en estas fechas y la llegada del agua es toda una celebración.

Bhaktapur

En Nepal son unos grandes artesanos; alfarería, orfebrería, talleres de pintura y muchísimas tiendas de oro y piedras preciosas. Un paseo entre sus calles te servirá para descubrir todos estos oficios y cómo hoy en día todavía se conservan.

Bhaktapur

Que aquí las mujeres son unas grandísimas trabajadoras ya lo he visto en distintas partes del país. Tiempo para la casa, cargando cestos gigantescos por las montañas, subiendo material de construcción a la estupa Swayambhunath y en Bhaktapur hasta limpiando ladrillos. ¡Toda una heroína multiservicios!

Bhaktapur

Algo representativo de la gastronomía de Bhaktapur, sus deliciosos yogures naturales, edulcorados y vendidos en tarrinas de barro. Una auténtica delicia para el paladar. ¡No te vayas sin probarlos!

 

Valora este contenido
No Comments

Post A Comment

Pin It on Pinterest

Shares

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. Si necesita saber cómo eliminar cookies puede informarse aquí. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar